Imprimir
Imprimir
Email
Email
Aumentar fuente de texto
Aumentar fuente de texto
Reducir fuente de texto
Reducir fuente de texto
Bajar
Ir al fondo de la página
Volver
Volver a la página anterior

Cáncer Colorrectal y Pólipos

EL PET-TC SUPERA AL PET

El PET es un método de diagnóstico por imágenes, en el que a partir de la inyección de un radiofármaco, traza un mapa metabólico corporal con distribución normal o patológica (áreas hiper o hipometabólicas). El radiofármaco más utilizado en todo el mundo es la FDG (fluorodeoxiglucosa, clasificada como 2-deoxy-D-glucosa con fluor-18, un emisor de positrones). El mapa metabólico obtenido, se relaciona con la distribución de la glucosa. El modo de medir el grado de actividad metabólica de un tejido en forma semicuantitativa es con el SUV (Standard Uptake Value), que relaciona la actividad radiactiva de un área, dosis inyectada, tiempo de escaneo y peso del paciente, determinando un valor numérico.

Más que la suma de las partes

Tanto las imágenes morfológicas como las moleculares tienen sus limitaciones, pero la suma de estas modalidades ayuda a mejorar la sensibilidad y especificidad en el diagnóstico. Las imágenes morfológicas tienen mayor resolución, claridad y detalle anatómico de órganos y tejidos. Su mayor utilidad es para estatificar, evaluar respuesta o recurrencia tumoral en base a características estructurales: forma, tamaño, márgenes, localización, extensión, densidad, intensidad, ecogenicidad, tinción con contraste.

Las imágenes moleculares se realizan de modo no invasivo y se acercan más a la evaluación tejido-específico, con la posibilidad de cuantificar eventos fisiológicos y moleculares de los tumores, mediante la utilización de radioisótopos y agentes de contraste. Estas imágenes combinan en un sólo estudio información anatómica, fisiológica y metabólica. Su finalidad es detectar, diagnosticar, caracterizar, monitorear, planificar tratamiento y valorar pronóstico. Su principal ventaja es la capacidad de optimizar tratamientos oncológicos individuales.

Al tener información anatómica de alta calidad con la TC para localizar los hallazgos, el PET mejora en un 50% la localización y demarcación del tumor primario, la invasión adyacente, las adenopatías, metástasis y lesiones de dudosa etiología como las fibrosis, permitiendo diferenciar alteraciones de distintos órganos y estructuras, lo que facilita el manejo terapéutico. Asimismo, se logra mayor exactitud diagnóstica con disminución de los resultados falsos positivos y falsos negativos.

La fusión del PET con TC ha demostrado ser más precisa, superando en la mayoría de los casos en sensibilidad y especificidad a las imágenes PET solas. Numerosos trabajos muestran con la información del PET-TC se modifica la conducta médica entre un 5 y 20 % respecto a la infromación del PET según el caso.


Utilidades de la incorporación de la TC al estudio PET 

La Tomografía Computada que se utiliza en estos equipos híbridos es de alta generación, siendo un equipo multislice. Al poseer más detectores a una velocidad mayor de cortes de imágenes, posibilita una excelente resolución determinando una mejoría notable en el rendimiento diagnóstico y el posible acceso a estructuras que antes eran imposibles de estudiar por este método.

Ventajas de la incorporación de la TC (equipos híbridos PET-TC): 

-La realización de un solo procedimiento al paciente. El tiempo de un estudio PET que incluye una TC, dependerá del número de cortes del tomógrafo. En un equipo TC multicorte de 16, el rastreo corporal total se realiza entre 30 segundos y 2 minutos, lo que representa una disminución de cerca del 50% del tiempo respecto a un equipo PET no híbrido.

-La adquisición de un estudio concomitante de alta calidad. Aún con equipos híbridos con TC multislice, la TC puede ser utilizada de dos modos diferentes: sólo para posibilitar la localización de los focos hipermetabólicos del PET o bien, para la realización de una TC con técnica "diagnóstica", cortes finos, contraste oral y endovenoso para poder contribuir a la caracterización morfológica de los focos captantes y de las lesiones no hipermetabólicas. 

Referencias

1. Schoder, H, Erdi, YE, Larson, SM and Yeung, HW.PET/CT: a new imaging technology in nuclear medicine. Eur J Nucl Med Mol Imaging 2003. 30, 1419-37. 
2. Kapoor, V, McCook, BM and Torok, FS. An introduction to PET-CT imaging. Radiographics 2004. 24, 523-43.
3. Jong-Ho Kim, et al.Comparison Between 18F-FDG PET, In-Line PET/CT, and Software Fusion for Restaging of Recurrent Colorectal Cancer. JNM 2005;46:587-595. 
4. Chen YK, Su CT, Ding HJ, Chi KH, Liang JA, Shen YY, Chen LK, Yeh CL, Liao AC, Kao CH. 

Clinical usefulness of fused PET/CT compared with PET alone or CT alone in nasopharyngeal carcinoma patients

. Anticancer Res. 2006 Mar-Apr;26(2B):1471-7. 
5. Quarles van Ufford HM, Quekel LG, van Waes PF, de Haas PJ, de Klerk JM. 

Diagnostic evaluation of separately acquired PET and CT images by nuclear medicine physicians and radiologists in cancer patients

. Hell J Nucl Med. 2007 May-Aug;10(2):105-8. 
6. Branstetter BF 4th, Blodgett TM, Zimmer LA, Snyderman CH, Johnson JT, Raman S, Meltzer CC. 

Head and neck malignancy: is PET/CT more accurate than PET or CT alone? 

Radiology. 2005 May;235(2):580-6. 
7. Freudenberg LS, Rosenbaum SJ, Beyer T, Bockisch A, Antoch G. 

PET versus PET/CT dual-modality imaging in evaluation of lung cancer

. Radiol Clin North Am. 2007 Jul;45(4):639-44, 
8. Yuan SH, Yu JM, Yu YH, Fu Z, Guo HB, Liu TH, Yang XH, Yang GR, Li WW. Zhonghua Zhong Liu Za Zhi. 

[FDG PET/CT versus PET alone for pre-surgical detection of lymph node metastasis in esophageal carcinoma]

. 2007 Mar;29(3):221-4

Imprimir
Imprimir
Email
Email
Aumentar fuente de texto
Aumentar fuente de texto
Reducir fuente de texto
Reducir fuente de texto
Subir
Ir a la cabecera de la página
Volver
Volver a la página anterior
© 2010-2017 AAOC. Todos los derechos reservados | Política de Privacidad
Website Developed by 72studio